Zadig & Voltaire dice "Me Too" al girl power en su última colección

Este editor fue testigo de una reseñable victoria francesa en Chelsea, con el cielo azul regresando a Manhattan y la firma Zadig&Voltaire presentando una colección de alto octanaje y ruidoso homenaje al girl power, en un momento de pleno apogeo del movimiento "Me Too", que también estuvo presente en el desfile.


Instagram

La colección mostró a una chica que se adentra en el armario de su novio y convierte cada pieza que coge prestada en algo especial.

El ambiente fue tranquilo hasta la llegada de Naomi Watts y Natalia Dyer, estrella de la serie de Netflix ‘Stranger Things’, cuando se desató el caos. La pareja de actrices provocó la histeria de los paparazzi en el Cedar Lounge de Chelsea. En cada asiento del recinto había colocada una camiseta diseñada por el fotógrafo italiano Micol Sabbadini que llevaba impresa una imagen de la Marcha de las Mujeres celebrada en marzo de 2017. Las prendas forman parte de una colección cápsula cuyos beneficios irán destinados a la organización Every Mother Counts.
 
Una vez que se restauró el orden, las modelos comenzaron a desfilar al ritmo de la música. La primera en salir fue una modelo rubia vestida con un mono de cuero de "Los vengadores" con la cremallera bajada y el sujetador asomándo. Seguida de otra joven ataviada con una chaqueta de lana de estilo aviador y corte oversized, vestido-camiseta y medias de encaje.
 
Algunos de los mejores looks fueron los que apostaban por mostrar largas piernas y tenían como elemento principal chaquetas cruzadas con estampado príncipe de Gales. Parecían haber sido robadas del armario masculino, lucidas como mini vestidos de cóctel. Todo con un toque muy picante, sin llegar a ser ordinario, en un inteligente equilibrio.

Los hombres no se quedaron atrás. Chaquetas de lana con bolsillos de cuadros esoceses como las de las estrellas de rock, los modelos parecían haber nacido con una guitarra puesta.

Incluso hubo reminiscencias de la tienda neoyorkina 'Trash & Vaudeville’ con print de leopardo estampado en vestidos, botas y bolsos. Aunque podría haber sido algo vulgar, fue un momento de lo más divertido.

“Sí a las prendas masculinas, pero con una vuelta de tuerca femenina”, afirmó sonriendo la diseñadora Cecilia Bonstrom unos segundos antes de que una multitud de fans se abalanzara sobre su backstage.

A esto le siguió un sonoro aplauso para la diseñadora de origen sueco, que trabaja para la firma parisina dándo al imaginario americano un aire europeo, en un genial desfile que dio luz a una semana de la moda de Nueva York bastante pobre.

Traducido por Eva Gracia Morales

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER